martes, 4 de octubre de 2011

Las cosas se le ocurren decir a un@....


Y pues resulta que el año pasado según #facebook escribí esto:

Tu y yo somos navegantes de un mismo barco, tan extraños y conocidos al mismo tiempo; sin rumbo fijo nos hemos lanzado a este océano sin trazar un destino en común, de manera que no dejamos la casa nunca, pero no hemos llegado aún al hogar...

y un año después....bah.


2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Se cayó por la borda. Recala en el primer puerto y recoge otro navegante.

Satana Ak At dijo...

esa me parece la mejor solución!